¡desde mi cielo...!
Nada ocurre sin el consentimiento de tu accionar
El delgado hilo del destino nada puede contra el sutil aleteo de la mariposa.
Los eventos no estan escritos...
Tu los haces con tus movimientos moldeando tu propio destino
¡Por lo que amar y respetar la vida te hace inmortal!

viernes, 4 de julio de 2014

El Secreto de la Rosa


        "Cuentos cortos"



Para este verano quería algo diferente...
y me decidi por algo que lo habia pensado desde hace tiempo
pasar unos días en el lago, a solas, o mejor dicho on solo mis pensamientos
estaba lleno de espectativas alborotadas (como siempre)... resultado de una mente
soñadora e inquieta de cosas nuevas.
entonces se me ocurrió pensar en un lugar que reuniera una costa, lago y silencio...
Cuando llegue al lago me dirijí directo a la casilla de madera que alquilan para los
visitantes que pasan varios dias en el lugar
 .
Buscaba: motivaciones e imagenes para atraparlas en el papel como aventuras
me gusto el escenari, ya que era solo para Mi...
algo subreal basandome en la reallidad de la naturaleza "pense"
necesitaba inspiraciones nuevas, para escribir y también para vivir
todo me agradaba, no me terminaba de decidir si tomaría el tiempo para divagar o
para trabajar en mi proyecto

Decdí caminar por la playa antes de acomodar mis cosas en la pequeña casa de visitas
asi lo hice... y habia caminado un buen trecho hacia el lago, cuando vi algo de color muy
fuerte en la misma orilla... me acerque y una rosa con tallo largo muy roja freca, con
pequeñas gotas de agua en sus petalos estaba moviendose entre el agua y la arena


movía
"una hermosa rosa roja, entre la arena y el agua se balanceaba
la tome, como quien encuentra algo de mucho valor...

me senté en una roca tierra adentro para no mojar mis pies,
el tallo estaba fresco, los pétalos relucientes, y emanaba vida...
"como recién cortada"
poco movimiento en el agua
una que otra ave regresando a su nido
y ruidos propios de la vida natural...
acompañaban a los movimientos de las ramas...
cómplices del viento suave que se sumaba sin asustar...

pase algunos minutos observando la flor...
cuando recién me pregunte...
¿que hacia esa rosa en ese lugar?
nadie vivía por allí
visitantes, muy pocos, pero menos que menos con una flor
jardines con rosales, ¡imposible!
mi mente pensaba, como llegó esa flor
quien la pondría donde la encontré
solo obtuve una extraña sensación, sin respuestas...
pero con la inquietud de que alguien mas podría estar...
observándome...
mirando como me adueñaba de lo que no me pertenecía...

Terminó la tarde, llevándose la luz... y mi curiosidad...
un enigma nacía, mas pronto solo sería...
una flor y nada mas...

Regresé a la cabaña que me habían facilitado...
rústica, pequeña, no muy limpia...
pero era lo único que había para pasar la noche...
quien me llevo hasta ese lugar, me previno que en estos
tiempos no podíamos hablar de "cosas raras" en un lugar
pero... por las dudas, me recomendó precaución...
sonreí
acomodé mis cosas y fue cuando salí al encuentro de mi
primer caminata, (la de la rosa)...
a la luz de una lámpara escribi algunos esbozos de lo que
en el día aconteció, mas nada me gusto...
un rayón trazado de arriba hasta el final de la hoja....
me hizo desistir en la escritura y decidí
acostarme y descansar...
Me despertó el silencio...
en la noche pensé que el trinar de las aves...
y ruido de animales sería el "llamador "de un nuevo día...
no fue así,
al no escuchar nada, la luz fue la que me despertó...
me levanté y salí por agua...
leña para el fuego que serviría para mi desayuno...
o para una comida ya que no podía pensar en horarios ni costumbres
Habiendo desalojado al apetito , pero no a la curiosidad...
esta vez con una mochila con algunos elementos...
cuaderno lapices, cámara, una navaja, algún que otro...
bollo de pan, una lata de atún... y algunas frutas
salí a caminar,
pensé en que nueva dirección debía tomar...
pero mis pies solo caminaron hacia el mismo lugar,
que la tarde anterior...
al llegar, sin mirar la costa del lago pues,
el agua reflejaba como un espejo lo que lo rodeaba...
Me acerque mientras el espejo se desvanecía...
por el angulo de mi aproximación
tan solo quedo el lago, como agua tranquila...
con un pequeño vapor en su superficie...
llegue a metros del lugar en el que estuve el día anterior
Se borro la sonrisa de placer de mi rostro...
un gesto de seriedad y sorpresa lo reemplazó
algo así como un desconcierto me ganó,
otra rosa acariciaba el movimiento del agua...
o el agua acariciaba a la flor
muy parecida a la anterior, con el tallo un poco mas largo
esto ya muy raro me parecía...
como que alguien me estaba practicando una broma...
me di cuenta que no había respirado por algunos minutos
que mi pecho estaba quieto y mi estomago muy duro...
esa sensación ya la había experimentado antes...
no recuerdo cuando... ¡pero no me gustó!
esta vez no tome la flor...
camine por la costa para ver si encontraba a alguien,
pero la soledad se repetía
el silencio me envolvía, y la inquietud se acercaba a mis
sentidos... pues la naturaleza ya no me interesaba tanto
como el misterio de lo que no entendía...
Cerca del medio día regrese al lugar de donde comencé
y camine en sentido contrario...
me senté en la gramilla, comí lo que había llevado
dándome cuenta ... que la inspiración se me había olvidado...
disfrute del embeleso de estar donde quería
con las circunstancias que el paisaje me deparaba...
decidí regresar por la costa hasta el camino que me llevaba
a la cabaña...
Cuando descubrí que la rosa ya no estaba...
¡Esto no puede ser!
pensé con un poco de malestar por no poder entender...
ni ver quien manipulaba mi curiosidad...
alentando a que gritara .....¡Holaaaa!  
para ver quien contestaba
pero me contuve... solo observaba
sin darme cuenta entraba al juego que alguien me tendía...
paso ese día o lo deje pasar disimulando mi desconcierto
hasta que un viernes al atardecer...
estando junto a la rosa, la cual no me la quedé,
mire hacia la otra costa del lago
en el medio se encontraba un islote como a 800 metros 
estaba cubierta de neblina...
pero lo mismo alcance a ver a una persona...
que me observaba con algo en las manos , difícil de percibí
de quien se trataba,ni que tenía en sus manos...
sumo una intriga mas a todo lo que venía viviendo en estos días

¿como llegó hasta allí?... no veo embarcación alguna,
recordé mi cámara de fotos digital... la saque de mi mochila
disparé varias veces para no fallar...
acto instintivo para registrar que no era un sueño lo que veía
cuando levante la mirada luego de guardar la cámara...
ya nada mas pude ver en la costa del islote...
nuevamente mi estomago me decía de algo extraño
por la noche en la pequeña cabaña mire las fotografías...
ajustando el zoom lo máximo que podía ... solo atine a respirar...
la mujer mas hermosa jamas vista estaba en la imagen...
una belleza sin igual, teniendo en sus manos una rosa roja
y la mirada fija hacia Mi...
¿acaso era la autora de las rosas en la costa?
pero...!! ¿como hacía para cruzar y desaparecer?
algo no estaba bien... ¿no lo podía entender!
desde ya que no pude dormir en toda la noche...
¿que podía hacer?... como acercarme para que disipara mis dudas ?

Sin duda alguna la autora de las misteriosas rosas...
era quien estaba en el islote, aunque sin poder descifrar 
como llegaba hasta la costa de tierra firme... 
me acostumbraba a la presencia de "ella" ...
esa fue la mas inexplicable relación entre ambos... Yo la
de caminar por la orilla buscando respuestas, y ella...
regalándome una flor cada mañana sin poder encontrar
nunca en mi camino, solo a la distancia del agua, la podía
observar...
a las dos semanas regresó el guía y mientras descargaba 
unas bolsas de provisiones... ¡le pregunté! ...
¿Quien es esa hermosa mujer en la isla?...
Me miró como si de mi boca hubiera salido algo prohibido
, lo note nervioso... apurándose para regresar, ...
caminaba ya para regresar al pueblo, cuando se dio vuelta
y me dijo...
"Esa mujer, la que dice que vio , murió de forma inexplicable...
era florista en la zona y nunca mas se supo de ella ni se encontró
su cuerpo... es imposible que Usted la viera...
olvídelo y no se lo cuente a nadie pues lo creerán loco,...
el secreto de la rosa, o la presencia de la florista...
nunca se resolvió... terminé mis días de descanso con un dejo
de derrota, y una tristeza que no me la podía quitar...
el último día antes de partir...
mire hacia el islote y la vi parada en su costa...
tenía una rosa
como las que tantos días me había regalado...
pero esta vez, la llevo a su boca y un beso muy suave...
acomodó en los pétalos de la última flor que nunca me llegó...

Raúl Córdoba - mayo de 2014
___________________