¡desde mi cielo...!
Nada ocurre sin el consentimiento de tu accionar
El delgado hilo del destino nada puede contra el sutil aleteo de la mariposa.
Los eventos no estan escritos...
Tu los haces con tus movimientos moldeando tu propio destino
¡Por lo que amar y respetar la vida te hace inmortal!

lunes, 6 de octubre de 2014

La vieja Casa

todas las tardes pasaba frente a esa hermosa casona quinta
que se encuentra a una calle camino a mi casa
por las ligustrinas se podía ver arboles frutales 
por todos lados, y la inmensidad del terreno 
que componían la antigua propiedad que
parecía abandonada, (por el silencio que la invadía)
aunque había escuchado que el dueño 
vivía en ella, solo que no salia de la casona, y nadie lo había
visto ultimamente por el lugar... 
eso llamaba mi atención, pues lo que me parecía abandonado
no era tan así... ya que la quinta de las hortalizas se veía muy bien
cuidada y eso llamaba mi atención, alguien la debía estar cuidando
se encontraba limpia y bien regada...
No me explicaba como dueño de semejante riqueza
no disfrutaba todos los días de su vida, de esa hermosa quinta
al menos Yo nunca lo había visto trabajando y eso que pasaba muy
seguido por el lugar de regreso a mi casa al atardecer.
Muchas veces se me apetecía una de esas frutas que desde lejos y sin demasiado detalle se me antojaban jugosas, frescas y maduras 
y listas para comerlas...no sin mirarlas antes para ... disfrutar su
belleza por el color y el aroma que despedían 
pero eso no era todo, al mirar hacia adentro...
el espacio se transformaba en algo especial y diferente
algo así como de otra dimension, 
la paz que reinaba, el trino de los pájaros...
el vuelo de las mariposas y algunas abejas, 
daban un marco especial que el sol reslataba
el bello lugar se transformaba en un pequeño paraíso
¡Como me gustaría ser el dueño de esta casa!
(pensaba para mis adentros)
daría cualquier cosa por poder adquirirla 
y disfrutar todo lo que contiene
Muchas veces al pasar había visto una jovencita salir 
de la propiedad por entre medio de unos tablones que
conformaban la cerca de la "quinta"....
no me habia llamado demaciado la atencion
 hasta el día de hoy
en que al verla salir con tanta tranquilidad...
aceleré el paso para alcanzarla y preguntarle:
si vivia en esa casa
la niña se dio vuelta y con tranquilidad contesto
que no era su casa
Sus ojos eran celestes y su cabellera rubia y despeinada
resaltaban mas su belleza restos de jugo
de fruta en sus labios....
¿pero como? pregunte
Entonces entras a hurtadillas a esta propiedad
Si, (me contesto la joven) a veces vengo a comer algunas 
frutas y a estudiar  recostada en la gramilla fresca
Eso esta mal.. dije, 
entrar a una propiedad ajena, sin permiso
no se si es malo, (contesto ella)
tambien es malo desperdiciar la fruta al no ser cosechada...
no disfrutar de la belleza del paisaje que la rodea...
tambien esta mal
no supe que decir ya que era lo mismo que yo pensaba 
cuando caminaba por el perímetro de la propiedad...
después de todo, le veía razón a lo que decía....
pues era como mi propia opinión...
Estaba a punto de esgrimir alguna otra idea sin sentido 
solo para decir algo y para continuar la conversación
mientras caminábamos lentamente.... 
cuando agrego...
-admito que esta mal hacer lo que hago, 
-pero las cosas bella y ricas que nadie aprovecha 
-deben ser tomadas, sin sentimiento de culpa
-no robamos sino disfrutamos....
-en definitiva todo es el reino de la naturaleza
-quien puede prohibir que esto ocurra
No se si fue una lección de equilibrio 
lo que la joven me expuso 
o solo una apreciación en la 
que defendía su forma de actuar...
al día siguiente al pasar por el mismo lugar
me vi tentado en entrar por el espacio entre los 
tablones de la cerca,,,, y lo hice, 
llegue hasta el durazno y tome uno maduro....
me senté a mirar a mi alrededor, 
la casa estaba lejos de la quinta, 
por lo que comencé a disfrutar de la fruta, 
del aire, del sol, y de todo lo que me rodeaba...
era como lo había visto desde afuera, 
diferente, atrapante y como de otro planeta, 
tanta tranquilidad y rodeado por lo silvestre 
que deseaba permanecer un buen rato sentado 
apoyado en el tronco del durazno ,,,,
sin querer,... se me escapo en voz alta 
¡ me quedare toda la tarde !....
esas frases que a uno se le escapan 
cuando la mente esta divagando 
en lo que no puede controlar...
al lado mio sentí que me respondían
pues quédate todo lo que quieras, 
no causas ningún daño si sabes compartir 
lo que la naturaleza te obsequia...
gire la cabeza 
y allí estaba esa  joven niña tan bella 
con sus labios marcados por  jugo de frutas
se sentó a mi lado y por un momento sentí 
como se detenían las manecillas de ese reloj 
que nos sigue a todos lados detrás de la cerca...
pasaron los años y cuando me llego la oportunidad 
de vender mi casa pense en irme del pueblo
cuando recordé "la casa quinta"que tanto me gusto
me llegue hasta ella y estaba igual....
la decisión fue rápida... pues en la entrada...
se encontraba un cartel que decía 
"EN VENTA" 
hice todos los tramites y desde entonces 
¡esa es mi casa!
cuando pregunto a los vecinos del dueño anterior...
me dicen que no era un hombre...
que la ultima dueña fue una joven...
que vivía sola en la casa
que buscaba quien cuidara de su casa, 
porque ella  quería viajar 
 a donde se encontraba su madre...
dicen que nunca mas se la vio,..
pues ya había encontrado quien cuidaría
su tan querida casa
hoy sentado en la quinta entre "mis arboles"
mi sol, y los pájaros trinando....
siento que alguien se sienta al lado mio...
pero no muevo mi cabeza para mirar
¿para que?...
ya se quien es, y lo que hace....
solo comparto con ella...
lo que Ella misma me dejo.

fin